El tarot online: una alternativa a las lecturas tradicionales del tarot

Durante muchos años he evitado atender el tarot por teléfono. Las lecturas del tarot a través de un teléfono me parecía extremadamente frío y desnaturalizado del propósito esencial de la lectura, que no es otro que el de acercar a dos personas a una interacción simbólica mutua de autoconocimiento y sondeo de los acontecimientos del tiempo dentro del inconsciente colectivo de la humanidad. O dentro de una perspectiva más espiritual, una inmersión en el mundo de los símbolos para comulgar mutuamente con el Yo Superior de cada uno para el desarrollo personal.

Para mí, cómo para otros muchos colegas, la lectura del tarot es algo de tan intensa intimidad, que cuando me preguntaban cuál sería la diferencia entre una lectura presencial y una lectura virtual, yo decía a modo de símil, que era la misma diferencia entre el sexo real y el sexo virtual. No se puede comparar una lectura presencial con una lectura virtual.

Me molesta demasiado el hecho de no tener a la persona a la que le voy a leer las cartas del tarot presente para cortar la baraja. En fin, podemos decir que falta la interactividad, el cruce de dos inconscientes, destinos o karmas, para quien así prefiere llamar, en la búsqueda de respuestas a los dilemas personales ya sean de orden material, afectivo, existencialista o espiritual.

La presencia del consultante me parecía imprescindible para una correcta lectura de cartas. Pero con el paso de los años, en conversaciones con colegas de otras ramas del ocultismo comprendí algo que es muy importante y que todo el mundo debe entender. Y es que todos esos vínculos no se rompían por la distancia física entre el consultante y el tarotista.

Al principio desconfié, pero después me convencí de que mi incomodidad era el mayor obstáculo para la realización de la lectura de cartas virtual. Después de todo recordé que tanto en la física cuántica como en la espiritualidad toda la idea de separación, aislamiento o distancia es causada por nuestra conciencia ilusoria e inferior. En realidad todo y todos están permanentemente conectados.

Por ese motivo acabé cediendo con el tiempo al llamamiento de alumnos y clientes que, al mudarse a otros estados y ciudades, insistían en seguir haciendo lecturas del tarot conmigo. Para tanto, sentía una gran necesidad de encontrar un modo propio de trabajar con las cartas en consultas en línea, del mismo modo que construí la forma de mi trabajo presencial con el tarot.

Durante años he buscado referencias de cómo solucionaban este problema otros tarotistas. Algunos tarotistas prefieren hacer las lecturas a través de Skype, otros prefieren que los clientes hagan las consultas por teléfono y otros prefieren que les hagan las consultas por escrito por e-mail.

Estos modelos no me parecieron del todo satisfactorios, por lo que al final, tomé la decisión de abrir la web tarotgitano donde todo el mundo puede realizar las tiradas de cartas de forma totalmente gratuita. A través de la página web, el consultante puede realizar la lectura en cualquier momento, es decir, cuando el desee y esté más concentrado en lo que realmente quiere preguntar. Por lo tanto, las lecturas se vuelven más claras, limpias y precisas. Esto es lo más importante, al fín y al cabo esto es lo que realmente interesa en el momento de la consulta.

Es evidente que no quiero decir con esto que este sea el “mejor método” o el “más eficiente” para hacer una lectura del tarot. Sólo estoy diciendo que esto es lo que me parece tener más sentido y que hasta ahora me satisface más. Ya que de está forma mucha gente que no se pueda permitir pagar o desplazarse para una consulta presencial, puede hacer su lectura de una forma fácil y sencilla que está al alcance de casi todo el mundo. Simplemente hace falta, un ordenador, tablet o smartphone y una conexión a internet.

Lo que si quiero dejar muy claro es que no aconsejo a nadie que sustituya una consulta presencial por una consulta en línea. Por el ejemplo que cité al principio de este texto sería como afirmar que el contacto humano virtual es más satisfactorio que lo real. Y todos sabemos que esto no es así.

Las consultas vía Skype, teléfono, Facebook o e-mail son alternativas creativas en este momento en el que vivimos en que la comunicación es tan amplia y urgente en cuanto a la necesidad de transformar la conciencia y la calidad de la vida humana en el planeta.

Mariana Valdivia. Tarotista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *