El Gran Danés: el apolo de los perros

El Gran Danés, por su porte, tamaño, seriedad, gentileza y ladrido profundo es uno de los perros que califica para ser buen mayordomo, sobretodo cuando la propiedad tiene extensos jardines donde gusta estar adoptando poses, que a la vez de mostrar su belleza, inspiran el mayor de los respetos.

Hace algunos años, acompañado de mi esposa fuimos a ver una casa que pensábamos comprar. La casa tenía un gran jardín que la rodeaba y después de que la dueña abrió la puerta de la calle, caminamos por el jardín en dirección al interior de la casa: con sorpresa vimos venir a toda velocidad dos perros Gran Danés que se dirigían hacia nosotros. Mi esposa y yo nos quedamos petrificados ante la imposibilidad de hacer algo para librarnos de un ataque y, por fortuna, los perros pasaron velozmente a nuestro lado sin hacernos daño y se abalanzaron sobre un perro extraño que se había colado después de nosotros. Ya podrán imaginarse los vuelcos que dio nuestro corazón en aquel encuentro que tuvimos con la raza que nos ocupa, uno de los perros más grandes, veloces y fuertes que existen actualmente, sin quitarle mérito a su belleza. No obstante, después de la trifulca que armaron con el perro intruso, tuvimos oportunidad de convivir unos minutos con con tan extraordinarios perros, percibiendo su apego singular a la familia y su gran respeto hacia los extraños, en tanto éstos convivan y se comporten cordialmente.

Antecedentes.

 y que se encuentra en el Museo Royal de Munich, por lo que se le atribuyen orígenes helénicos. No obstante, un solo elemento como es esa moneda no representa una evidencia suficiente para sustentar esa hipótesis.

Gran-Danés

En realidad, como en muchas otras razas, es difícil encontrar y asegurar los antecedentes primarios del Gran Danés. Sin embargo, los hechos históricos nos abren un panorama relativamente seguro para encontrar pistas que nos llevan a comprender su procedencia. Al respecto, en el siglo V de nuestra era, el pueblo asiático de los Alanos, un antiguo pueblo nómada dedicado al pastoreo que recorría principalmente la región noreste de las estepas cercanas al Mar Negro, decidió invadir regiones donde actualmente se encuentran Alemania, Italia y España. Los Alanos empleaban perros poderosos en sus conquistas, perros tipo Mastiff ligero, que se caracterizaban por su fiereza y su fuerte mordida capaz de demoler carne y huesos. Tras la invasión y sobre todo al retiro del pueblo Alano de esas regiones, algunos perros fueron conservados por gente oriunda y a tales perros se les siguió identificando con el nombre de “Alanos”. Más información sobre el gran danés y como alimentarlo en http://piensoparaperros.online/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *