El caso Aena, sin culpables

Este caso dejó más de 4.500 vuelos sin funcionar y más de 650.000 pasajeros afectados. El espacio aéreo estuvo cerrado durante días, las torres de control militarizadas y el Gobierno en situación de crisis ante el descontrol que se presenció en los aeropuertos españoles en el puente de diciembre de 2010. El resultado fue un estado de alarma social que inundó toda la nación. La razón de este suceso fue un conflicto laboral en Aena y tres años después, no se ha hecho responsable a nadie de esta situación a pesar de las reclamaciones de 200 millones de euros. El motivo de que la responsabilidad no recaiga en manos de nadie se debe a las discrepancias de los distintos juzgados que han trabajado en el caso.

Durante estos años, un total de 19 juzgados de toda España han archivado las causas contra los controladores o por el contrario, han decidido que no se incurrió en ningún delito. El conflicto comenzó en Santiago de Compostela, donde el juez José Antonio Vázquez Taín decretó el pasado 16 de abril el archivo definitivo de la acusación contra los controladores del aeropuerto de Lavacolla al no encontrar causalidad entre este hecho y la postura de los trabajadores con respecto a su jornada laboral. La Audiencia Nacional ha eximido a Aena de cualquier responsabilidad con respecto a las indemnizaciones y considera que la culpa es de los controladores.

De igual forma, el pasado 30 de octubre, Air Nostrum vio desestimada una demanda de 15.4 millones de euros contra Aena por daños y perjuicios sufridos a raíz de este incidente entre mayo y noviembre de 2010.

Los afectados consideran que depende del juzgado, la responsabilidad recae en Aena o en los controladores. solo las aerolíneas estiman en 116 millones de euros el coste que les supuso hacer frente a las reclamaciones  gastos de los más de 600.000 pasajeros que habían contratado billetes de avión y finalmente no pudieron viajar. Los abogados del despacho Cremades & Calvo Sotelo, que llevan reclamaciones de 15.000 afectados, aseguran que irán a juicio contra los controladores, pero con Aena como empresa subsidiaria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *